Razones para presentarse como candidato

Aportaciones que puede realizar el Dr. Nabarro a la función de Director General de la Organización Mundial de la Salud.

Una visión clara: la salud apuntala la seguridad mundial

Mis diversas funciones han arraigado mi convicción de que la salud está indisolublemente relacionada con los tres pilares sobre los que se fundó la Organización de las Naciones Unidas: paz y seguridad, derechos humanos y desarrollo.

Como organismo especializado dentro del sistema de las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud tiene una función esencial a desempeñar. Asegurarse no sólo de que toda la gente alcance el nivel más alto posible en materia de salud sino también de que el logro de buena salud contribuya a la paz y prosperidad mundiales.

Toda una vida dedicada a enfrentar retos mundiales complejos

Hace más de 40 años que trabajo en la esfera de la salud pública internacional como médico en comunidades, como educador, como empleado público internacional y como diplomático.

En los últimos diez años he sido designado por sucesivos Secretarios Generales de las Naciones Unidas en funciones destinadas a hacer frente a los retos más complejos y urgentes de nuestra época, como poner fin a la desnutrición, promover la seguridad alimentaria, combatir el brote del ébola en África Occidental, generar un impulso mundial para el desarrollo sostenible y promover la acción internacional contra el cambio climático. Actualmente soy asesor de las Naciones Unidas en la Acción Sanitaria en las Crisis Mundiales y dirijo la respuesta de las Naciones Unidas ante el cólera en Haití.

Un estilo de liderazgo inclusivo y responsable

En mi liderazgo, reúno a diferentes grupos de interesados y me aseguro de que en su trabajo apoyen a autoridades subnacionales y nacionales.

Fomento acciones basadas en el análisis de las pruebas y el desarrollo de un entendimiento común, respeto por diferentes puntos de vista y diálogo estructurado. Intento mantener espacios en los cuales desarrollar normas, establecer principios y acordar procedimientos. Aliento la creación de asociaciones que aumenten al máximo las contribuciones de los diferentes participantes de una manera transparente y responsable.

Experiencia en la gestión del cambio en estructuras orgánicas

El liderazgo en materia de sanidad mundial es esencial y debe ganarse. Las amenazas contra la salud y respuestas a la mala salud no respetan las fronteras nacionales.

En todas partes del mundo la gente necesita tener confianza en que el liderazgo existe, que está presente en el mundo entero y que funciona en pro de todos. El liderazgo debe hacer intervenir a las personas cuya salud está más en peligro: su voz debe oírse y las acciones emprendidas deben facultarles a gozar de una salud mejor. Se exhorta a la Organización Mundial de la Salud a mejorar la salud mundial de formas que puedan ayudar a los pueblos a hacer frente a retos sanitarios. A tal efecto, los mismos esperan que la OMS funcione como una sola organización bien integrada que obre por y para el futuro de todos los pueblos del mundo. Cuento con experiencia en el diseño y la dirección del cambio en estructuras orgánicas. Por ejemplo, entre 2015 y 2016 presidí un grupo de expertos dedicados a asesorar al Director General de la OMS sobre la labor de esta organización con relación a los brotes de enfermedades y las emergencias sanitarias. En 1999 proporcioné asistencia al Director General de la OMS a fin de que se adoptara en toda la organización la gestión basada en los resultados. Tengo las aptitudes necesarias para ayudar a la OMS a evolucionar y pasar a ser el líder indiscutible en materia de seguridad sanitaria humana en todo el mundo.